Se habla a menudo de molestias o malestar del primer trimestre durante el embarazo. Me gustaría cambiar estos términos, de malestar o molestia por otros completamente diferentes, y que pueden ayudar a recibir mejor todos estos cambios. El primer trimestre es el periodo en que empiezas a notar múltiples cambios en tu cuerpo. Algunos cambios que son tan sutiles que te generan dudas o incertidumbres, otros son más evidentes.

molestias embarazo primer trimestre

Molestias y síntomas del embarazo en el primer trimestre

1. Amenorrea o falta de menstruación

Uno de los primeros síntomas es la amenorrea o falta de menstruación, con dolor o tensión mamaria, cansancio y dolor en el bajo vientre, similar al dolor menstrual. Puedes estar así, sin ver la regla y sin que la prueba de embarazo dé positiva en orina, hasta pasada una semana de la falta. Una vez confirmada la prueba de embarazo ya sabemos que esos cambios son provocados por la Bhcg y la progesterona, dos hormonas importantes y generadoras de todos estos cambios que en ocasiones pueden traducirse cómo más o menos molestos.

2. Náuseas y vómitos

Otros signos que te indican que estás embarazadísima son las náuseas, los vómitos e hipersensibilidad a los olores. Incluso puede que tu cuerpo rechaza algún tipo de alimento concreto. “Recuerdo como durante mi primer trimestre de embarazo rechacé y me daba asco todo tipo de carne, pescado, o embutido. También se generó dentro de mí el miedo a no estar alimentándome correctamente o a tener algún tipo de déficit de hierro u otras carencias que pudieran afectar a mi bebé. Pero el cuerpo es muy inteligente. Cuando me hice la primera analítica de control del embarazo descubrí que, a pesar del cansancio y de las pautas alimentarias diferentes, las náuseas o los vómitos, mi cuerpo estaba más fuerte que nunca. Tenía unas altas reservas de hierro y, sorprendentemente, me daba asco la carne porque No soy Inmune al Toxoplasma. La manera más fácil de evitar el contacto con el toxoplasma es el asco a todo aquel alimento que es potencialmente portador o peligroso.”

3. Ardor en el estómago

En muchas ocasiones aparece ardor en el estómago, con sensación de estómago revuelto, y leves mareos cuando hace muchas horas que no comes. Cuando no comes cada 3 horas aproximadamente y tu índice glucémico baja, se produce este malestar, incluso dolor de cabeza. Estos síntomas suelen desaparecer y te sientes mejor si mantienes una ingesta de alimentos de poca cantidad pero a menudo. Es normal que te sientas peor cuando te levantas por la mañana, porque han pasado 8 horas sin comer nada.

Para evitar estos ardores de estómago, uno de los trucos es llevar siempre un pequeño tentempié en el bolso, o dejar algo para comer en la mesita de noche. Y comer a menudo, aproximadamente cada 3 horas durante el día, y por la noche cuando te levantas al servicio dar un bocado o tomar algo ligero.

Yo a menudo hago una pregunta a las mamás que están en su primer trimestre: ¿Dejarás a tu hijo que se salte el desayuno, la merienda, y que pase 8 horas sin comer cuando vaya al cole? ¿Y por qué lo estamos haciendo ahora durante el embarazo? ¿Por qué nos saltamos comidas y nos generamos ese malestar innecesario, privando al bebé de su tentempié a media mañana o a media tarde en el primer trimestre de embarazo?

Tu cuerpo es inteligente, confía plenamente en él, y confía también en el bebé que está creándose dentro de ti y compartiendo contigo esta experiencia. Tu bebé también te va a decir mediante la sintomatología qué necesita y qué no. Su supervivencia depende de tu salud y si haces algo que no le va bien, él te lo hace saber mandándote algún síntoma.

4. Cansancio constante

¡Es increíble! cuando el bebé necesita descansar, te manda cansancio. Te obliga a tumbarte y a descansar. Si no puedes porque tu trabajo no te lo permite, puedes tomarte las cosas con más calma y tranquilidad. Muévete más despacio y sin prisa, pídele a alguna compañera 5 minutos de relevo para aislarte, cerrar los ojos y relajarte.

“A mí me ha pasado porque en sala de partos hacemos guardias y turnos de 12 horas. No puedo dormir la siesta o tumbarme tal y como mi cuerpo me pide. Pero me ha ayudado mucha hablar con las compañeras, expresar mi necesidad, al igual que alguien necesita ir al baño, y otros se toman su tiempo de merienda. Yo pido ese tiempo para cerrar los ojos y meditar.”

Escucha a tu cuerpo durante el primer trimestre de embarazo

molestias embarazo primer trimestre

Te sorprenderá ver que cuando expresas tus necesidades y pides ayuda, la gente responde amablemente. No sólo las hormonas y los cambios habitualmente físicos van a influir. En este primer trimestre las emociones, miedos, alegrías y sorpresas también van a ejercer un papel intensificador de todas estas sensaciones físicas.

Aceptar esta nueva situación, que es inevitable el cambio, ayuda a minimizar y a comprender mejor todas estas nuevas sensaciones. Es importante que te quede gravado en mente que la única manera de saber que el embarazo fluye y avanza en este primer trimestre es notar estos cambios en mayor o menor intensidad.

Así que a partir de ahora permíteme que cambie la palabra molestia, por signo positivo de embarazo, ya que son cambios y signos que te están indicando que el embarazo avanza. El poder de la palabra, cómo me hablo a mí misma y cómo me comunico con los demás,  influye en nuestra mente y en nuestras emociones. No subestimes los mensajes que te dices a ti misma cada día.

Observa qué diferente resulta decir: “Molestias del embarazo” por “Signos positivo de que estoy embarazada”. La primera frase genera sentimientos negativos (dolor, malestar,…) asociados al hecho de estar embarazada. La segunda frase te orienta a sentirte más cercana a los sentimientos positivos (felicidad, avanzar adecuadamente,…) asociados a la alegría de estar embarazada.

Para finalizar me gustaría que escribieras las frases que te sueles repetir a ti misma cada día y reflexionemos si son de tu agrado o desagrado.

  • Si te gusta: Escribe esa frase en mayúsculas, y ponla en un sitio visible. Repítela cada día.
  • Si no te gusta: Cámbiala por otra que si que te agrade, y la antigua frase rómpela con tus propias manos, quémala o tírala por el retrete. No vuelvas a decirte ni una palabra desagradable. Y menos estando embarazada, porqué ese mensaje no solo lo recibes tú.

Conclusión

En resumen, el primer trimestre es un periodo de incertidumbre sobre los primeros cambios, no tenemos claro si lo que nos está pasando es normal o no. Es importante prestar atención a lo que necesitas, si estas cansada descansar, si te da asco algo sustitúyelo por otro alimento más apetecible, confía en la capacidad que tiene tu cuerpo y tu hijo en pedirte lo que necesita en cada momento. No eres solo un cuerpo físico, así que todo lo que le digas a tu mente y todas tus emociones también tienen un poder intensificador o atenuante a la percepción de los cambios, durante el primer trimestre y durante todo el embarazo. Recuerda en utilizar un vocabulario que te ayude a superar las dificultades. Utiliza un vocabulario positivo para programar tu mente hacia una maternidad vivida desde la ilusión y alegría.